Wednesday, May 19, 2010

Obra teatral DESPUES DEL MAR NOS VEREMOS Por Ras Babi Abdalla Babiker

Escena 1

Cantando una voz nos cuenta
El año es aún 2050
Nada cambió
Las cosas empeoraron


… y
Desde la lejana profundidad su voz tomando una drástica decisión:

Las cosas cambiarán, éste será el último, después de esto no sufriremos más, no más dolor, esta inundación es por una razón, el agua limpiará lo que debe ser limpiado, encontraremos estabilidad, nuestros problemas se resolverán, no habrá más guerras, pronto la puerta se abrirá y los guardias nos darán la bienvenida.

Perdimos la batalla, los años de lucha y resistencia han debilitado nuestra carne y nuestras almas. Nuestras mujeres, nuestros hijos y los ancianos, perdimos a muchos de ellos, la tierra está quemando con lo que contiene, nada queda para nosotros, excepto la rabia y un gran deseo de venganza, nuestro Dios no nos permite destruir, y no podemos luchar más, El Dios no bajará a resolver nuestras cosas, El Dios nos armó con cerebros, no hay ninguna razón para permanecer aquí, pronto el agua lo cubrirá todo, debemos movernos rápidamente, si la montaña no quiere venir a nosotros aún tenemos el fuego podemos acercarnos hacia ello. Arrojaros al agua, el DIOS nos recibirá al otro lado, si llegáis antes que yo, decidle, yo no tardaré …

Una voz:

Un largo silencio …
Podemos escucharles pero no verles


El primero:

Puede ser no quiere volver a despertar, puede ser está soñando.

El segundo:

Puede ser ya no está aquí, le perdimos.

El tercero:

Puede ser dejó su cuerpo atrás en algún lugar.

El cuarto:

Puede ser lo mejor es que tu lo levantes, yo no puedo, puede que tu lo consigas.


Escena 2

Una voz otra vez:

Por muchas horas estas frases pasaron de boca en boca, los cuatro no saben qué hacer; De pie ante la puerta, intentan entrar.

Su voz otra vez:

¿Se necesita una llave para esta puerta?
El alma de su amigo no es ya como la de ellos; rechaza entrar en el paraíso y no puede volver al infierno, su alma está en el limbo.

Sunshine:

Estamos confundidos, no sabemos qué hacer, y no sabemos si estamos vivos o muertos.

Nabto:

Qué quieres decir? No entiendo, el lenguaje hablamos es diferente al nuestro, cada cosa es diferente aquí.

Sabto:

Vamos a hablar con ellos, podemos hablar con los guardias.

Manrato:

Quieres decir podemos usar el número y la máquina para contactar con ellos tal y como dijeron.

(Sabto usa el teléfono)

Sabto:

Hola, ¿me escucha? Tenemos un problema.

(Alguien al otro lado de la línea)

Alguien:

Sí, le escucho. ¿Cómo puedo ayudarle, señor?

Sabto:

Sí, necesitamos su ayuda. Mi nombre es Sabto, tenemos un problema, y nuestro amigo no quiere contestarnos.

Alguien:

¿Qué le ocurre?

Sabto:

Se encerró en la habitación, no podemos entrar, y no responde a nuestras llamadas.

Alguien:

No se preocupe, mandaré alguien en su ayuda.

Sabto:

¿Es Vd. Dios?

Alguien:

(Riendo) Ho querido, no soy Dios, solo soy un empleado. No se preocupe, les ayudaremos.

(Alguien cuelga el teléfono, Sabto continúa)

Sabto:

Hola!! Hola!! (dice a los otros) ya no está aquí.

Sunshine:

Esperaremos. La ayuda vendrá.

Una voz

Primero llegó el viento, entonces la lluvia, las puertas del cielo completamente abiertas, las casas y todo aquello que la entera humanidad construyó se fundió hasta sus cimientos, los animales y los árboles arrastrados, tantas cosas cambiaron de forma, el lugar se convirtió en un lago.
Y la gente, ¿qué pasó con ellos?
El primer viento se llevó a la mitad, la mitad de la otra mitad fue llevada por la inundación, algunos huyeron a ningún sitio, el resto se abrazaron unos a otros …

(Él se levantó y gritó)


Su voz:

Al mar, al mar
El Dios nos llama, arrojaros al agua. El Dios os salvará.
Corrió hacia el mar, el resto le siguió hacia el agua
(Cuando pierdes la cabeza, liberas tu alma)


Escena 3

Una voz otra vez:

Su sueño cuando estaba entre otros era vivir una historia de amor; se dijo a si mismo: (mi historia será diferente de las otras historias, mi historia será simple, sin complicaciones, excepto por aquellas que el amor trae)

Ella es una chica corriente, su vida es fácil, a veces aburrida, vive en un gran piso no muy lejos de la gran ciudad, de alguna manera es una trabajadora social y tiene una gran oficina. Su trabajo trajo a su aburrida vida las vidas de Los Otros (los que viven en la sombra de la gran ciudad). Llamadas, ella hace centenares de ellas cada día; sin techo, adictos, desempleados, deprimidos y muchos otros disfrutan escuchando su voz especial, que cae sobre ellos como dura y suave droga, a veces la vienen a ver y otras muchas ella va en su busca, ven en ella sus esperanzas perdidas, y sienten la generosidad que todos buscamos como seres vivos. Ella no puede cambiar sus vidas o curar sus heridas, pero la energía que tiene puede hacerles olvidar por un corto tiempo sus vidas miserables; puede hacerles reír.

Un policía que estaba meditando cerca del mar vio desde la distancia 4 o 5 cuerpos desnudos, llamó por teléfono inmediatamente, en menos de 7 minutos la ayuda llegó, 6 coches de policía rompieron el silencio del lugar y tres pájaros dejaron su comida y volaron, cuando los aproximadamente muertos cuerpos oyeron la sirena de los coches policía, empezaron a mover, se levantaron, chocaron sus manos y se besaron unos a otros, cuando el policía vio esto, corrió a la ayuda que se aproximaba, los coches pararon enfrente, hablaron con él y juntos caminaron hacia los cuerpos en movimiento.

Están cara a cara; se miran unos a otros, entonces:

¿Habla lo que yo hablo?

LOS OTROS:

Sí señor, lo hablamos.

Otro policía:

Gracias al cielo.

LOS OTROS:

EL CIELO!!!

Finalmente llegamos, tiene razón.




Manrato:

Me llamo Manrato, ¿quien es usted?

Un policía:

HOMBRE …, ¿Qué? ¿Quién somos?
¿Quién sois tíos ?

Sabto:

Me llamo Sabto, vinimos del mar. Esta es Sunshine y este es Nabto (apuntando a sus dos amigos)

Un policía:

Encantados!!! Y?

Sunshine:

(muy dulcemente) Queremos que nos lleve ante Dios.

(Todos la miraron al mismo tiempo, algunos rieron, otros mostraban enfado, entonces el principal dijo)

El Jefe:

Escuchadme , soy el jefe de este grupo, no se si estáis hablando seriamente. Primero pensamos que estabais muertos y ahora descubrimos que habláis nuestro lenguaje; aquí pasa algo raro que no entiendo. Estoy seguro que necesitáis ayuda, debéis venir con nosotros y necesitáis algo para cubrir vuestros cuerpos (dice a uno de su equipo: ve al coche y trae algo que puedan usar)

Manrato:

¿Eres Dios?

El Jefe:

No, no hijo mío, no soy Dios, soy un ser humano como tu, debéis venir con nosotros, necesitáis ayuda.

Nabto:

No necesitamos ayuda, debemos encontrarnos con él, nos está esperando.



El Jefe:

Como quieras, venid con nosotros y le veréis.

(Sonrien, usan lo que el policía les dio para cubrir sus cuerpos desnudos y siguen al Jefe hacia los coches que les esperan)


Escena 4


Manrato:

SI eres Dios, nos gustaría hablar contigo en privado.

Manrato dijo a una trabajadora social, que puso toda su atención, parecía confundida, insegura del estado mental del joven que le acababa de ser llevado a su oficina. Se sentó más cerca de él, ella dice:

Una trabajadora social:

Oh queridos, no soy Dios, necesitáis ver a un doctor, os mandaré a un buen doctor que es amigo de mi papá, os ayudará.

Manrato:

No, NO, ninguno de nosotros necesita un médico, tenemos buena salud, solo estamos cansados, el viaje no fue fácil, estamos muy cansados, lo que necesitamos es verle y descansar.

Una trabajadora social:

Como queráis, venid conmigo.

(Manrato la sigue y los otros tras él, uno después de otro)


Escena 5

ENTREVISTA

Una voz:

Ella esta sentada en un confortable asiento, una gran mesa separándola de la silla donde Sabto estaba sentado.

La Trabajadora Social:

¿Cuál es tu nombre real?

Sabto:

Me llamo Sabto, le pedimos al guardia que nos llevara a Dios, al principio no nos entendieron, pero espera un minuto, tu no eres él, tienes el pelo como una mujer y hueles como ellas, nos mintieron, por favor ayúdanos bella criatura.

La Trabajadora Social:

Tu nombre es Sabto, por favor escúchame, todos queremos ayudaros, no podemos ayudaros si no podemos comunicar, tienes que ayudarte a ti mismo primero, debemos saber de donde venís y que necesitáis.

Sabto:

Nuestra tierra natal se llama África, todos venimos de ahí.

La trabajadora Social:

¿Conoces el nombre de tu país?

Sabto:

Lo llamamos África. No conozco otro nombre.

La Trabajadora Social:

¿Y cómo llegasteis aquí? ¿Quién os ayudó?

Sabto:

No entiendo este juego, conoces todo y aún nos preguntas, ¿no conoces nuestra historia? Conoces cada cosa, ¿no te acuerdas?


La Trabajadora Social:

Recordar!! ¿Recordar qué?

Sabto:

Uno de vosotros nos dijo que arrojáramos nuestros cuerpos en el agua, lo hicimos y ahora todos vosotros pretendéis que no pasó nada de nada, me conoces muy bien, yo no te conozco pero tu, tú me conoces, tu nos conoces a todos, conoces nuestras historias aún mejor que nosotros mismos.

La trabajadora Social:

Relájate.

Sabto:

Estoy relajado.

La Trabajadora Social:

¿Quieres un vaso de agua?

Sabto:

Si no te importa me gustaría tener diez vasos de tu agua sagrada.

(La luz se apaga mientras escuchamos a Sabto bebiendo mucho agua)


Escena 6
Babilonia y Lucifer


entre líneas ella le dijo:

Babilonia:
#
oh querido, tienes que verlo por ti mismo, los pájaros están débiles, no van a conseguirlo por si solos, no entienden el exilio, su tierra natal cambió mucho y también ellos cambiaron, cantan canciones de amor en una tierra diferente, hasta su lamento es extraño, Oh querido, pienso que debes ayudarles, debes salvar sus almas, son tuyas, ve a por ellas y vuelve, me tendrás.


Él le dijo entre líneas:

Lucifer:

oh pedacito del cielo, no tenían más opción, los últimos y perdidos africanos están perdidos para siempre, después de ellos África nunca será la misma, deben abrir camino al progreso, al tren, desde el mar al desierto, de ahí a la jungla y finalmente otra vez en el agua del océano. Pedacito del cielo, cuando lo recuerdo, ¿te acuerdas que bien tiemblo? Babilonia, ahora mismo lo siento, sí, estoy temblando.

Babilonia: ¡basta, basta!, gamberro, me estás volviendo loca, sujeta el aire frente a mi, mueve tu cuello, cierra tus ojos, dejémosles dormir ahora.

[ella está durmiendo, el está durmiendo, nosotros estamos durmiendo y la luz es apagada] 


Escena 7
El cuento de la aldea

Desde su nacimiento, la vida en la aldea cambió, primero y último nacido, primero perdió a su madre, entonces a su padre, después de lo cual creció en medio de la gente del pueblo, los hogares se convirtieron en su hogar y la gente su familia. Al mismo tiempo, en el mismo lugar, tres otros niños pasaron por lo mismo: Sabto, Nabto and Manrato tenían el mismo destino que Sunshine. 

El hombre sabio dijo al pueblo: excavad vuestras tumbas y preparaos, la bestia llegará en cualquier momento, nuestra dulce y pacífica África se desliza entre nuestros dedos, estamos perdiendo nuestro futuro, África está muriendo, el cáncer ha encontrado su estadio final entre nosotros y nosotros estamos muriendo también, todos nosotros nos desvaneceremos muy pronto, muy pronto no quedará rastro de nosotros en esta preciosa Tierra. Vamos a dar las gracias por ser parte de esta mágica y maravillosa creación.

[Los aldeanos dan gracias] 

El hombre sabio continua: Excepto!!! Los últimos y perdidos africanos, nos llevarán a todos con ellos donde sea que vayan, y cuando se encuentren con él pedirán aquello que todos queremos, queremos la devolución de nuestra tierra natal, la queremos de vuelta, África, África y África, el mismo trozo de tierra.

[Luz apagada]

Con vistas al mar, Babilonia dijo a Lucifer:

Babilonia:

La primera vez que te vi
Sabía que tenías algo especial para mi
Sabía que me quedas bien
Seré muy feliz a tu lado
Todo en ti es natural
Tu sonrisa, Dios mío, de tu sonrisa
Tu sonrisa es simple
Cuando andas, cuando hablas,
Muy poderoso
Y cuando te giras o te levantas o te sientas
Me empujas a dar gracias
Oh querido cuando te veo
No siento confortable
Siento la soledad
Cuando tus ojos encuentran los míos
Cuando viajan profundamente
En los míos


Extrañas cosas
le ocurren a mi corazón
Salta de un lado a otro
susurrándome:
Babilonia, otro puede tomar el lugar
De tu querido padre
Lucifer libérame, libérame
De esta oscura cueva
Vamos a irnos, tu y yo,
Donde nuestros corazones descansarán
Mi corazón quiere que permanezco
Mientras el mar exista.

Lucifer:

Si
Si rompo
Si rompo el muro
¿Seremos felices?

Babilonia:

Mi corazón solitario está junto a tu gran corazón
Está contigo; prométeme, yo te prometo
Nunca dejaremos la tierra,
Nos fundiremos en ella, con ella
Seremos la sal.

Lucifer:

El vacío
Y el mar están escuchando
¿Debo dejarles?
Me estoy calentando

Babilonia:

Ignórales
Inundación y lluvia
dame
Quiero disfrutar el dolor

Lucifer:

Oh querida
Cuando mi trueno llega
Quiero saber ¿dónde vas a huir?

Babilonia:

Sabía que tenías algo bueno
abrázame
bésame
Destrózame.

{Truenos y lluvia, luz apagada}
























________________________________________________________________________________________
Post a Comment